Moquillo en el perro

moquillo canino sintomas causas cura tratamiento

En este artículo os vamos a explicar qué es la enfermedad del moquillo y como puede afectar al perro. Veréis que no siempre que nuestra mascota tiene secreción nasal, es moquillo, y que no siempre un perro con moquillo ha de tener moquetes por la nariz, ya que el moquillo canino puede producir otros síntomas.

Cachorro con secreción nasal

¿Qué es la enfermedad del moquillo?

Es una enfermedad contagiosa, producida por un virus, que afecta el sistema respiratorio, el digestivo y el nervioso.

Actualmente, las epidemias de moquillo son menos frecuentes que en el pasado, gracias a la vacunación masiva.

Aparte del perro, afecta a otras especies, como zorros, lobos, coyotes, hurones, se ha detectado en algunos felinos y hasta en las focas.

¿Cómo se contagia?

Se trasmite por contacto directo con perros infectados, siendo la vía principal de contagio la respiratoria. El virus pasa a través de las partículas que se liberan tras la tos y el estornudo de un animal infectado a uno sano.

Puede transmitirse también al compartir los recipientes de agua y comida, u otros objetos.

Los perros afectados pueden diseminar el virus durante meses, aunque suponen más riesgo cuando están pasando la enfermedad o las primeras 2 semanas después de la recuperación.

Las perras infectadas contagian a sus cachorros a través de la placenta.

Las personas no podemos enfermar pero si actuar de transmisores de un perro a otro, por lo que es conveniente una higiene básica si manejamos a un canino infectado.

¿Qué perros están en riesgo?

Todos los perros están en riesgo, aunque es más frecuente en cachorros menores de 4 meses y perros mayores no vacunados.

Cachorro triste porque está enfermo

Los cachorros no vacunados pueden morir debido al moquillo

¿Qué síntomas produce su infección?

Al principio, produce legaña acuosa o de color de pus (amarillenta o verdosa).

Posteriormente les suele provocar fiebre, secreción nasal, tos, apatía, dejan de comer y tienen vómitos.

Cuando el virus ataca el sistema nervioso, los perros afectados pueden caminar en círculos, tener la cabeza ladeada, temblores musculares, convulsiones, movimientos masticatorios y hasta parálisis parcial o completa.

El virus puede provocar que las almohadillas se vuelvan más gruesas y duras.

En hembras gestantes es frecuente que aborten, o que los cachorros fallezcan al poco de nacer.

Los que superan la enfermedad tienen hipoplasia del esmalte en muchas ocasiones (esmalte dental del perro de mala calidad)

Hipoplasia del esmalte

¿Qué tengo que hacer si mi perro tiene alguno de estos síntomas?

Llevarlo al veterinario o la veterinaria de tu mascota lo antes posible.

Lo primero que has de tener en cuenta es que estos síntomas, que antes describíamos, los pueden provocar otras enfermedades, por lo que será en la clínica donde determinaremos la necesidad de realizar algunas pruebas para llegar al diagnóstico de la causa y si ésta es el moquillo.  Se pondrá el tratamiento adecuado para que tu mascota pueda superar la enfermedad, teniendo en cuenta, que no existe, a día de hoy, un tratamiento que mate al virus, con lo que, como ocurre a las personas contagiadas con la gripe, el tratamiento es de soporte.

A grandes rasgos lo que significa es que el tratamiento va encaminado a controlar los síntomas hasta que tu mascota logre superar la enfermedad. Para ello, es necesario un tratamiento hospitalario, para rehidratar y contrarrestar cualquier alteración que se produzca (vómitos, dificultad para respirar, síntomas neurológicos, etc.).

La enfermedad puede provocar la muerte y los perros que sobreviven pueden quedar con lesiones neurológicas.

La vacunación es la mejor protección

¿Puedo evitar que mi perro coja el moquillo?

Si, con la vacunación adecuada.

Debes seguir una pauta de vacunas correcta, que en la mayoría de los casos comienza a las 6 semanas y acaba a las 16, pero es conveniente que la ajuste en cada caso tu veterinario o veterinaria.

Debes evitar que tu perro o perra contacte con animales infectados, así como no poner en riesgo a tu cachorro, si no está completamente vacunado, con otros perros de los que no conoces ni su estado de salud y ni si están correctamente vacunados. En el Centro Veterinario de Cornellà disponemos de las últimas vacunas en cuanto a tecnología. Puedes confiar en nosotros.

Bibliografía:

FacebooktwitterpinterestmailFacebooktwitterpinterestmail