Manejo de los cachorros


Cuando llegue nuestro nuevo cachorro a casa es muy importante dejarle que inspeccione su nuevo entorno y se acostumbre a él. No debemos atosigarle ni asustarle. Le buscaremos un sitio seco, tranquilo, sin cambios bruscos de temperatura ni corrientes. La primera noche es muy posible que no nos deje dormir, estará asustado y buscará compañía, pero no debemos caer en el error de acostarlo con nosotros pues luego será difícil acostumbrarlo al lugar que estaba destinado para él.

El problema de la orina y defecaciones es difícil de solucionar cuando son pequeños, un buen truco es el uso de periódicos hasta que pueda salir a la calle. Siempre los mantendremos limpios y en un lugar donde sea fácil la higiene (lavaderos, terrazas, etc.). Premiaremos a nuestra mascota cuando realice sus necesidades en el lugar deseado y le reñiremos con un enérgico NO cuando no sea así. La paciencia será nuestro mejor aliado.

Las molestias que causan el cambio de dientes será nuestro siguiente problema; para evitar posibles destrozos recurriremos a juguetes comerciales o caseros. Nunca reñiremos al animalito si ha pasado mucho tiempo del destrozo, ya que sabrá que estamos enfadados pero no el porqué.

Un cachorro no debe bañarse ni pisar la calle antes de terminar su pauta vacunal, podría enfermar gravemente. Podemos usar sprays de limpieza en seco, o una toalla humedecida, si fuera necesario (secándolo bien a continuación).

Es necesario que este en contacto con otros animales de distintas edades para que se “socialice” adecuadamente. Se entiende que deben ser animales sanos, vacunados y desparasitados, nunca desconocidos. Es muy importante el poder acudir a CLASES DE CACHORROS.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmailFacebooktwittergoogle_pluspinterestmail