Los cachorros y los parásitos internos.


En este artículo repasaremos puntos clave sobre las parasitosis intestinales (coloquialmente “gusanos“) que afectan a los cachorros caninos. Dado que son una de las causas de diarrea más frecuentes entre estos peques, creemos que os puede resultar de utilidad.

Puntos que explicaremos:

  1. Tipos de parásitos del cachorro
  2. Cómo puede infectarse un cachorro.
  3. Síntomas que pueden producir.
  4. Cómo se diagnostican los parásitos
  5. Cómo se tratan los parásitos del perro
  6. Cómo se pueden prevenir las lombrices en el perro
  7. ¿Las lombrices se contagian a las personas?

Las lombrices dan molestias y diarreas a los cachorros

LLÁMANOS Y SOLICITA CITA PARA TU NUEVO CACHORRO! 934740404

¿QUÉ TIPO DE PARÁSITOS PUEDEN CONTRAER LOS CACHORROS?

 a lista es muy larga, así que haremos un resumen de los grupos más frecuentes de lombrices que afectan al perro:

  • NEMATODOS

Conocidos como “gusanos redondos”, los nematodos son uno de los grupos de parásitos intestinales que más frecuentemente pueden afectar a los cachorros. Toxocara canis, Ancylostoma caninum, Strongyloides stercorali oTrichuris vulpis son alguno de ellos.

El ciclo biológico de este grupo suele ser directo: por sí solos pueden infectar al cachorro.

Cuando el cachorro ingiere los huevos del parásito, estos eclosionan y la larva que contienen se anclan en la pared intestinal. A partir de aquí puede suceder:

  • Que la larva migre a otros lugares del cuerpo (pulmones, hígado, musculatura, útero…) a través del torrente sanguíneo.
  • Que se desarrolle hasta llegar a la forma adulta. Las hembras pondrán multitud de huevos que acabarán eliminándose con las heces.

Tras un tiempo en el exterior (aproximadamente 1 mes, según las condiciones ambientales), los huevos habrán desarrollado una larva en su interior que irá creciendo hasta ser fuente de infección para el cachorro.

  • CESTODOS

También conocidos como “gusanos planos”, incluyen parásitos como Echinococcus, Taenia o Dipylidium.

 El ciclo biológico de este grupo suele ser indirecto: necesitan de artrópodos o pequeños mamíferos para poder infectar al cachorro. Por ejemplo: Dipylidium necesita una pulga.

La larva de una pulga se alimenta de los huevos de Dipylidium; cuando la pulga es adulta, salta al cachorro y le pica, introduciendo la larva. Ésta llegará al intestino, donde se anclará y madurará formando proglotis (“sacos“) con huevos (similares a semillas de sésamo).

Una vez en el exterior, estos huevos nuevamente deben infectar a pulgas para resultar peligrosos para el cachorro.

Atendemos cachorros de perros de Cornellà, Sant Boi de Llobregat, El Prat de Llobregat, Esplugues, Sant Just Desvern, Sant Joan Desí y Hospitalet)

  • COCCIDIOS

La coccidiosis es una enfermedad intestinal causada por coccidios, un parásito protozoo (formados por una única célula). Existen muchas variedades de coccidios, pero las que más frecuentemente pueden afectar a los cachorros son Eimeria e Isospora.

Los coccidios pueden ocasionar severos problemas en los cachorros, especialmente si están sometidos a condiciones de stress (transporte, exposición en tiendas,), malnutrición, un entorno poco saludable o si tienen otras enfermedades. Todo ello debilita su sistema inmunitario.

Siempre es desagradable encontrar gusanos en las heces de nuestra mascota.

Los cachorros se infectan por ingestión de sus huevos (lamiéndose entre ellos o a objetos contaminados, por ejemplo). Estos huevos eclosionan y colonizan la pared intestinal; 5-7 días después, se formarán nuevos huevos (ooquistes) microscópicos que serán eliminados con las heces.

Tras varios días en el entorno, estos huevos podrán ser contagiosos para otros animales.

  • GIARDIA

Al igual que los coccidios, las Giardias son parásitos protozoarios que pueden causar graves problemas a los cachorros.

Los perros jóvenes se infectan por ingestión de los quistes, que suelen hallarse en aguas contaminadas. Éstos se convierten en trofozoitos (forma móvil de la Giardia) en el intestino delgado, fijándose en su pared.

Posteriormente avanzarán al intestino grueso, donde formarán un quiste que será eliminado con las heces. Es muy resistente en el entorno.

Su diagnóstico puede resultar algo más complejo que el de otros parásitos, requiriendo tests específicos para ello, que realizamos en nuestra Clínica en Cornellà de Llobregat (estamos cerca de Sant Boi de Llobregat, Sant Joan Despí, El Prat, Hospitalet y Esplugues)

 

¿CÓMO PUEDE INFECTARSE EL CACHORRO?

 Según el tipo de parásito, el cachorro podrá infectarse de diferentes formas:

  • A través de la madre:
  • Vía placenta, durante el embarazo.
  • Vía la leche, durante la lactación.
  • A través del entorno:
  • Contactando con otros perros infectados.
  • Ingiriendo agua o comida contaminada.
  • Ingiriendo pequeñas presas infectadas (por ejemplo, aves pequeñas o roedores).
  • A través de pulgas infectadas con el parásito (por ejemplo, al mordisquearse el pelaje para aliviar el picor producido por la pulga).

 

 ¿QUÉ SÍNTOMAS PUEDE PROVOCAR UN PARÁSITO INTESTINAL EN EL CACHORRO?

Según el tiempo que lleven parasitados, la intensidad de la infección y el sistema inmune de cada cachorro, podremos ver los siguientes síntomas:

  • Ninguno: según el tiempo que lleven infectados o la carga parasitaria, puede no verse ningún síntoma que nos haga sospechar que el cachorro está parasitado.

    Lombrices de perro

  • Picor anal.
  • Diarrea: pastosa o líquida, con o sin moco, con o sin sangre.
  • Vómitos, a veces pueden verse los propios parásitos.
  • Debilidad y apatía.
  • Falta de apetito.
  • Abdomen hinchado.
  • Pelaje pobre y sin brillo.
  • Retraso en el crecimiento.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICAN…?

 Para poder diagnosticar o descartar la presencia de parásitos fecales, se recomienda realizar un análisis de las heces (coprológico) basado en la combinación de varias técnicas laboratoriales:

  • OBSERVACIÓN MACROSCÓPICA: se evalúan consistencia, color, presencia de parásitos adultos, mucosidad, sangre …
  • TÉCNICA DIRECTA: fina capa de heces mezclada con suero salino fisiológico que se observa directamente con microscopio.
  • TÉCNICA DE FLOTACIÓN: permite concentrar los parásitos, siendo mucho más fácil su detección.
  • Mezclar 2-3 gramos de heces con 15 ml de un preparado específico (solución saturada de azúcar), centrifugado durante 5 minutos a 1500 rpm y se recoge el material depositado en la superficie para su posterior observación con microscopio.
  • SNAP TEST GIARDIA: kit inmunoensayo enzimático rápido para la detección específica de Giardia.

Dado que no todos los parásitos se excretan constantemente en las heces, un pequeño porcentaje de casos con resultado negativo puede requerir repetir el análisis.

 

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO DE UN CACHORRO PARASITADO…?

  Existen diferentes antiparasitarios, tanto en la composición como en su formato (pastillas, jarabes, pipetas spot on o inyectables). La pauta será específica en función del parásito diagnosticado.

La limpieza de la zona anal y del entorno es un común denominador en cualquier parasitosis.

Cabe recordar que, lamentablemente, el cachorro puede estar ya muy debilitado en el momento del diagnóstico y requerir medidas terapéuticas más intensas (como sueroterapia, antibióticos, antieméticos, hospitalización…).

 

¿CÓMO PUEDE PREVENIRSE…?

Realizar una revisión veterinaria que incluya un coprológico es de gran importancia, tanto si el cachorrito está aparentemente sano como si no.

Administrar unas correctas pautas antiparasitarias generales también es conveniente, así como evitar las posibles fuentes de contagio: beber de aguas estancadas, que olisquee/ingiera heces de otros animales, control de pulgas 100%, …

 

¿LAS PERSONAS PUEDEN CONTAGIARSE…?

 Sí, son zoonosis: enfermedades que pueden transmitirse directa o indirectamente de los animales a las personas.

Hay que estar bien seguro de que vuestro nuevo cachorro está bien desparasitado.

Los síntomas pueden variar en función del tipo de parásito, grado de infestación y estado inmunitario de la persona. Los niños están especialmente predispuestos, sobre todo porque no suelen tener la precaución de lavarse las manos tras juguetear con el cachorro.

 

Las personas pueden infectarse a través de la ingestión de los huevos (contacto con restos fecales, agua o alimentos contaminados), ingestión de carne poco cocinada (conejo, por ejemplo) o de la picadura de una pulga infectada.

¡Recordar que los huevos de las lombrices pueden ser muy resistentes en el entorno y, según el tipo de parásito y las condiciones ambientales, perdurar hasta 10 años!

Si quieres estar seguro acerca de si tu perro tiene parásitos intestinales, que podrían ser contagiosos a humanos, solicita cita, trae una mestra de heces y le haremos un análisis en nuestra Clínica Veterinaria de Cornellà de Llobregat (estamos cerca de Sant Boi de Llobregat, Sant Joan Despí, El Prat, Hospitalet y Esplugues)

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmailFacebooktwittergoogle_pluspinterestmail